web analytics

BMW RUEDA A SU META AL MANDO DE UNA MUJER

01-11-2018 - Milenio / Negocios / México / Pilar Juárez
Maru Escobedo, primera mexicana al frente de la firma alemana, destaca el reto de elevar las ventas en un mercado en picada y en torno a un nuevo pacto comercial.

Maru Escobedo, primera mujer mexicana en tomar las riendas de la filial local de la automotriz alemana BMW, tiene un enorme reto: vender autos en un mercado en desaceleración y arrancar 2019 la producción de su planta en San Luis Potosí, todo en un nuevo contexto de reglas por el acuerdo comercial México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Asumió la dirección tras el nombramiento de Alexander Wehr como CEO de BMW en América Latina, y ante los retos sonríe confiada: “No me voy a aburrir”, pues la experiencia de 20 años para conocer a profundidad a la compañía la respaldan.

Entró a trabajar en la planta de Lerma como asistente del director técnico, posteriormente ocupó posiciones vinculadas con las finanzas de la firma relacionadas con su carrera de economista. También fue responsable del lanzamiento de la marca MINI en el país; se desempeñó como directora de ventas de BMW, e incluso trabajó un tiempo en Alemania para la marca.

Con los años, el dinamismo de la industria cambió: “Cuando entré era solo vender el carro y se acabó. Hoy existen servicios alrededor, desde temas de tecnología, autos eléctricos o servicios de satisfacción a clientes; ya es mucho más completo, no se enfoca en un solo producto, sino en varios ser-vicios”, explicó en entrevista con MILENIO.

Pese a la desaceleración en las ventas dentro del mercado mexicano, BMW en México mantiene una carrera ascendente: en los primeros nueve meses del año reporta un crecimiento en ven-tas de 22.5 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado; en tanto que MINI registra un avance de 10.6 por ciento.

“Hoy mantenernos con el crecimiento es un reto. Lo interesante es que efectivamente la industria lleva varios meses bajando, pero tenemos una estructura y una estrategia del grupo en la que pueden reaccionar ante estas situaciones adversas”, explicó.
Para Escobedo, la clave para alcanzar estos resultados es su gama de productos y reconocer que la gente se mueve a camionetas y vehículos SUV; 60 por ciento de su portafolio está en esta categoría y así responden a la demanda.

Explicó que BMW tiene una estrategia para proteger a sus clientes de los vaivenes de la industria como alzas en las tasas de interés y del tipo de cambio por medio de planes flexibles de financiamiento. Actualmente los esquemas de crédito participan en 60 por ciento del total de ventas de la marca MINI y en cerca de 40 por ciento de las de BMW, a través de su financiera de casa, BMW Financial Services.

Aun cuando falta la firma del T-MEC, para BMW los planes para su nueva planta no cambian y trabaja en cumplir con los nuevos requisitos de las reglas de origen que impone el acuerdo.

“BMW pensó en México como un país para exportar a varios lados del mundo, si bien Estados Unidos es uno de los principales destinos, se busca exportar a otros países y lo más importante es tratar de cumplir o acercarnos a las nuevas reglas”, dijo.

La planta se inaugura oficialmente el 6 de junio del próximo año. Son unas instalaciones de exportación mundial. No se cambiaron los planes y se tiene flexibilidad para enviar los vehículos a otros países”.

Aunado a ello, destacó el papel de México para el desarrollo de proveedores gracias a su oficina de compras instalada en el país, la cual al cierre de 2017 reportó adquisiciones por 2.5 mil millones de dólares, que son equipo y material para diversas plantas del mundo.



Autor: Milenio / Negocios / México / Pilar Juárez
Fecha de actualización: 01-11-2018